Como aplicar la Dieta de la zona con menú semanal para óptimos beneficios

La Dieta de la Zona con menú semanal que verás a continuación te será de gran utilidad para disminuir el peso que te sobra, de una manera saludable, acelerando tu metabolismo y sin tener hambre. Esta dieta fue diseñada por el médico y Bioquímico Barry Sears en el año 1997 y difundida a través de la publicación de su libro titulado: “La Revolucionaria Dieta de la Zona”. Propugna la implementación de una cambio radical del estilo de alimentación, por uno en el cual se consuma un 40% de carbohidratos, 30% de grasas y 30% de proteínas al día. Inicialmente proponía eliminar del todo algunos alimentos como el pan blanco, pero adaptaciones posteriores de la dieta, contraindicaron esta medida por tratarse de términos demasiado absolutos y por tanto criticados en cuantía.

La Dieta de la zona con menú semanal

El Dr. Barry Sears plantea el uso de este tipo de alimentación, prometiendo no solo pérdidas de peso, sino también la mejoría notable del estado de salud integral del individuo, debido a que este sistema dietético es rico en compuestos que al oxigenarse dan lugar a los eicosanoides, que son compuestos lipídicos que regulan la actividad hormonal, particularmente la secreción de insulina, mejorando el metabolismo de la glucosa y limitando su acumulación en forma de grasa, así como también disminuyen la acción de los productos de la inflamación tisular debido a la liberación de agentes antiinflamatorios propios del cuerpo. Su libro es rico en testimonios de muchas personas que dicen haber usado su dieta con asombrosos resultados en muchos aspectos de la vida. El aporte de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y 6, es fundamental en esta dieta.

Dieta de la Zona con menú semanal

El Dr. Sears, plantea seguir un menú diario de comidas que incluye grandes proporciones de proteína de origen animal, y sin grasa, y también grasas esenciales (se llaman esenciales a los compuestos que no pueden ser sintetizados por nuestro organismo), limitando el consumo de carbohidratos, y repartidos en tres comidas principales y dos tentempiés. Las comidas no deben consumirse con menos de dos horas de diferencia entre sí, ni con mas de cinco. Se incluye gran cantidad de vegetales en las comidas principales, y adecuado consumo de agua durante el día. Otros consejos establecen la hora del desayuno en la primera hora después de despertar. Permite el consumo de algunas bebidas alcohólicas, así como darse un gusto una vez al mes. Promete la disminución de dos kilogramos de grasa corporal en el transcurso de dos semanas de seguir el plan de alimentación.

Dieta de la Zona con menú semanal:

¿Necesitas un diseño para seguir la dieta? ¡Te regalamos un menú para una semana entera!

Loading...

La Dieta de la Zona con menú semanal, no estaría completa si no incluimos un menú explicado, ¿Cierto? Pues aquí te va:

Yogurt descremado

Primer día.

Desayuno: Tortilla de clara de huevo y espinacas, una taza de café negro sin azúcar.

A media mañana: una ración de yogurt desnatado.

Almuerzo: 150 gramos de pechuga de pollo a la plancha con una ración de ensalada de tomate y aguacate (aderezada con aceite de oliva y sal), una porción de arroz integral. Un vaso de batido de fresa sin azúcar.

A media tarde: una barra de proteína.

Cena: 150 gramos de atún a la plancha.

Aceite de oliva

Segundo día.

Desayuno: Un vaso de leche descremada, dos rodajas de pan integral,65 gr de queso bajo en grasa, dos cucharadas de aceite de oliva aromatizado con orégano.

A media mañana: Una ración de uvas, una nuez.

Almuerzo: Una ración de brocoli salteado con aceite de oliva, 150 gramos de mero, una porción de frutas de tu preferencia.

A media tarde: Dos rebanadas de jamón serrano y tres ciruelas pasas.

En la cena: un filete de salmón y ensalada de alfalfa y champignones aderezada con aceite de oliva y sal.

Manzanas

Tercer día.

Desayuno: Dos rodajas de pan integral con una rodaja de pechuga de pavo. Una taza de té sin azúcar.

A media mañana: una porción de gelatina light. Cinco almendras.

Almuerzo: 120 grs de lomo de cerdo, ensalada de coles de bruselas y celery con dos cucharadas de aceite de oliva. Un vaso de batido de fruta sin azúcar.

A media tarde: Una manzana. Una avellana.

Cena: Filete de pavo. Ensalada de pepino y lechuga aderezada con una cucharada de aceite de oliva.

Cuarto día.

Desayuno: Una rodaja de pan integral, una rebanada de pechuga de pollo, una taza de café sin azúcar.

A media mañana: Una ración de postre de soya.

Almuerzo: Una hamburguesa de pavo. Una porción de fruta de tu preferencia.

A media tarde: Un yogurt descremado. Cinco almendras.

Cena: 120 gr de atún. Ensalada de coliflor y perejil con una cucharada de aceite de oliva y sal.

Peras

Quinto día.

Desayuno: Tortilla de claras de huevo con champignones y pimentón. Una taza de té sin azúcar.

A media mañana: Una rodaja de piña y una nuez.

Almuerzo: Un filete de Merluza, ensalada de acelga y chayota aderezadas con perejil y dos cucharadas de aceite de oliva. Un vaso de batido de frutas sin azúcar.

A media tarde: Una pera. Una nuez.

Cena: 180 gr de salmón. 200 grs de ensalada de lechuga y tomate.

Sexto día

Desayuno: Una rebanada de pan integral, una rodaja de queso descremado. Una taza de café.

A media mañana: Un yogurt desnatado. Cinco almendras.

Almuerzo: 120 gramos de pechuga de pollo. 200 gramos de Brocoli. Una papa hecha puré aderezada con una cucharada de aceite de oliva y sal. Un vaso de batido de jugo de frutas sin azúcar.

A media tarde: Una porción de uvas. Una avellana.

Cena: 120 gr de atún en ensalada con tomate, aderezada con una cucharada de aceite de oliva.

Séptimo día.

Desayuno: Tortilla de claras de huevo con acelgas. Un vaso de batido de frutas sin azúcar.

A media mañana: Una ración de yogurt descremado con fresas. Una nuez.

Almuerzo: 180 gr de salmón. Ensalada de repollo y tomate en juliana aderezada con una cucharada de aceite de oliva y sal. Un vaso de zumo de naranja.

A media tarde: Una ración de sandia.

Oleaginosas

Cena: 120 gr de pechuga de pollo. Ensalada de calabacín y celery aderezada con una cucharada de aceite de oliva.

Los detractores de este sistema de alimentación afirman que no se puede eliminar un alimento o grupo de ellos, y que este diseño puede crear carencias nutricionales importantes. También se ha criticado de manera importante su libro, pues a juicio de algunos críticos exagera la realidad y carece de fundamentos científicos que sustenten los resultados aparentemente obtenidos y reportados por algunas personas como testimonios de efectividad de la dieta. En todo caso, no es aconsejable implementar estas pautas de alimentación en mujeres embarazadas, deportistas (por su reducido aporte de carbohidratos) y pacientes de patologías renales (pues es una dieta hiperproteica).

De seguro, constituye una manera saludable de bajar de peso, pues es una dieta alta en proteínas, y por la ingesta de alimentos de manera frecuente, quien la aplique no tendrá ataques de hambre. Habría que adaptar su implementación a quien la prefiera como régimen alimenticio y en muchos casos recomendar el uso de suplementos vitamínicos para evitar déficit de oligoelementos particularmente importantes en el funcionamiento de el cuerpo en general. Como para cualquiera, ante cualquier efecto desfavorable, es necesario suprimir el uso de este método, y volver a tomar el anterior, y lo mas importante como siempre es la recomendación de acudir a un especialista antes de decidir tomar una opción de diseño dietético específico.

En muchos países existe una línea de productos opcionales para consumir como tentempiés, creada muy específicamente para la realización de La Dieta de la Zona con menú semanal, mensual o como prefieras, tienen alta carga de proteínas y baja de carbohidratos, enriquecidas con ácidos grasos omega 3 y 6. Muchos sostienen que estos ayudan a disminuir la carga de colesterol malo del cuerpo, por lo cual estos productos pueden ser usados por pacientes con hipercolesterolemia, aunque estos no tomen una dieta de la zona estricta. Esto también es motivo de crítica, pues algunos sostienen que la dieta solo fue diseñada para introducir y posicionar una linea de alimentos dietéticos al mercado.

Independientemente de lo que decidas, siempre te aconsejamos: Toma el régimen alimenticio que mas se adapte a tus gustos y tu cultura, que a la vez te permita lograr las metas de peso establecidas y que además te ofrezca bajar de peso de manera saludable (sería un plus obtener también beneficios de salud), por supuesto, lo ideal es que sea aplicable a largo plazo, para que los cambios logrados se mantengan en el tiempo. La dieta de la zona usa varios elementos de la dieta mediterránea, por tanto si te gustan, podría ser buena para ti. Si ya conoces esta dieta sería de gran utilidad para muchos que compartas tu experiencia aquí, y si decides tomarla como opción a partir de ahora anímate a contarnos como te fue.

Loading...
{ 1 comment… add one }
  • Mariana Collantes noviembre 7, 2016, 11:56 am

    Mi nutricionista, que lleva el sistema de la zona, me indico no tomar batidos de fruta. Que puedo tomar en vez de los batidos?

    Reply

Déjanos tu comentario